La experiencia de felicidad: ¿Euforia o tranquilidad?

Podcast de mi charla de hoy en Cinco Minutos de Psicología, de Radio Popular de Bilbao. Enlace: https://radiopopular.com/podcast/identificas-mas-la-felicidad-con-la-tranquilidad-o-con-la-euforia-hoy-la-felicidad-a-examen/

Publicado en Cinco Minutos de Psicología, Emociones, Enrique Pallarés, Enrique Pallarés Molíns, Felicidad, Radio Popular | Deja un comentario

Vandalismo

Vandalismo

Enrique Pallarés Molíns

Doctor en Psicología. Profesor emérito de la Universidad de Deusto

El término ‘vandalismo’ (‘Vandalisme’) lo utilizó por primera vez en 1794 Henri Grégoire, obispo de la ciudad francesa de Blois, en un informe dirigido a la Convención Nacional sobre la destrucción de obras de arte durante los primeros años de la Revolución francesa. Esta denominación pronto fue adoptada en otros países de Europa. Los vándalos fueron un pueblo de la antigua Germania, cuyo nombre se asocia al saqueo de Roma que realizaron a mediados del siglo V. Pero no parece que aquellos vándalos fueran más destructores que otros invasores ni tampoco es un fenómeno exclusivo de la sociedad actual.

El vandalismo consiste en provocar de forma intencionada la destrucción o deterioro de bienes materiales privados o destinados al servicio y provecho de la comunidad. Sus objetivos son muy variados; por ejemplo, transportes públicos, vehículos, centros escolares, instalaciones deportivas, mobiliario urbano, fachadas, escaparates, obras de arte, parques y naturaleza… pintadas o grafitis por doquier. Y más todavía. Un vandalismo político que trata de borrar al adversario. Reivindicaciones laborales que se expresan con acciones vandálicas. Internet ha ampliado el campo de los actos vandálicos: el cibervandalismo con su cortejo de virus, troyanos, etc. Algunas competiciones deportivas, junto con el exceso de alcohol, son ocasión también para la comisión de actos vandálicos.

Tras la acción vandálica está un amplio conjunto de posibles motivos, como aburrimiento, venganza, resentimiento, placer, frustración, odio, ira, protesta, emoción por el riesgo de ser sorprendidos, presión del grupo, etc. Se han concretado varios tipos, según el motivo dominante.

En el vandalismo adquisitivo el objetivo es apropiarse de bienes, acompañado de destrozos de mobiliario, máquinas automáticas, etc. Otras veces lo destruido se toma como una sustitución simbólica de las personas, grupos o instituciones hacia las que en realidad se dirige la furia de la venganza. En el vandalismo ideológico se intenta captar la atención con pintadas de eslóganes políticos, incendio de mobiliario urbano, lanzamiento de cócteles molotov, etc. El motivo también puede ser lúdico, es decir, una especie de juego, una forma de llenar el tiempo o de «matar el aburrimiento». Sin olvidar el vandalismo maligno o nihilista, que solo busca destruir todo lo que encuentra.

Las consecuencias del vandalismo son graves. A los cuantiosos costos económicos, hay que añadir la imposibilidad de acceso a algunos servicios o a la admiración de algunas obras de arte. No se puede olvidar tampoco la frustración o disgusto de la misma contemplación los deterioros.

Dada la variedad y complejidad de los motivos que activan los actos vandálicos no resulta fácil atajarlos. La prevención material se concreta en diseños antivandalismo, que eviten o reduzcan el impacto de estos actos. Se insiste en la importancia de la educación encaminada a respetar los bienes materiales y a la corresponsabilidad de los bienes comunes. Es necesario estudiar los motivos que provocan las acciones vandálicas, a la vez que se ponen las sanciones necesarias para atajarlas.

La teoría de las ventanas rotas ha suscitado varias investigaciones y programas de intervención. Su origen está en el experimento realizado en 1969 por el profesor Philip Zimbardo y colaboradores, de la Universidad de Stanford. Dejó abandonados en la calle dos coches, de idéntica marca, modelo y color; uno en el Bronx y otro en Palo Alto. Los destrozos y sustracción de piezas en el primero comenzaron a las pocas horas; a la semana la destrucción se había completado. En esa misma semana el automóvil de Palo Alto se mantuvo intacto, hasta que los mismos investigadores rompieron una de las lunas. A partir de entonces, los transeúntes destrozaron el automóvil, de forma semejante a los habitantes del Bronx. Investigaciones posteriores culminaron en intervenciones con resultados prometedores. 

La causa de los destrozos en los dos automóviles no era solo la frustración por la pobreza y marginación (Bronx), sino algo más. Porque una ventana rota o una pintada trasmite la idea de que todo está permitido y muestra la impunidad con la que se pueden realizar estos actos. Ello lleva a una evolución en espiral ascendente. Por el contrario, la restauración inmediata de los deterioros puede tener un efecto inverso y ser el primer paso para cortar este tipo de acciones. No se trata solamente de estética, sino de mantener un entorno material agradable, expresión de civismo y de respeto a los bienes destinados al disfrute de la comunidad. 

Enlace al texto en PDF:

Publicado en EL CORREO, EL DIARIO VASCO, Enrique Pallarés, Enrique Pallarés Molíns, Universidad de Deusto | Etiquetado , | Deja un comentario

La expresión facial de ira

Podcast de mi charla de hoy en Cinco Minutos de Psicología. Enlace: https://radiopopular.com/podcast/la-ira-tan-habitual-no-siempre-es-facil-de-identificar-manifestaciones-de-la-ira-y-gestion-muscular/

En la sección «Mis libros» de este blog encontrarás una breve información sobre mi libro: Controlar la ira. Menos enfados y mejores relaciones con los demás.

Publicado en Cinco Minutos de Psicología, Emociones, Enrique Pallarés, Enrique Pallarés Molíns, Ira, Psicología, Radio Popular | Deja un comentario

Agradecer y respetar a los animales

Le invito a escuchar el podcast de de mi charla de hoy Cinco Minutos de Psicología. Enlace: https://radiopopular.com/podcast/llega-san-anton-el-patron-de-los-animales-como-despiertan-nuestra-simpatia-y-empatia-hacia-ellos/

Publicado en Animales, Bienestar psicológico, Cinco Minutos de Psicología, Enrique Pallarés, Enrique Pallarés Molíns, Psicología, San Sebastián | Deja un comentario

Buenos propósitos al comienzo del año

Podcast de mi charla de hoy en Cinco Minutos de Psicología, de Radio Popular de Bilbao. https://radiopopular.com/podcast/ano-nuevo-vida-nueva-un-saludo-al-estrenar-el-ano-con-el-deseo-de-mejores-expectativas/

Publicado en Bienestar psicológico, Cinco Minutos de Psicología, Enrique Pallarés, Enrique Pallarés Molíns, Feliz Año Nuevo, Radio Popular, Universidad de Deusto | Etiquetado | Comentarios desactivados en Buenos propósitos al comienzo del año

Las emociones en las navidades

Podcast de mi charla de hoy en Cinco Minutos de Psicología. https://radiopopular.com/podcast/empatia-tristeza-alegria-compasion-envidia-emociones-que-tambien-son-navidenas/

Publicado en Cinco Minutos de Psicología, Emociones, Enrique Pallarés, Enrique Pallarés Molíns, Radio Popular | Etiquetado | Comentarios desactivados en Las emociones en las navidades

Sorteo de la lotería de Navidad

Podcast de mi charla de hoy en Cinco Minutos de Psicología, de Radio Popular de Bilbao. Enlace: https://radiopopular.com/podcast/se-acerca-el-sorteo-de-la-loteria-de-navidad-sabes-lo-que-es-el-pensamiento-contrafactual-cuando-no-toca/

Publicado en Cinco Minutos de Psicología, Enrique Pallarés, Enrique Pallarés Molíns, Felicidad, Psicología, Radio Popular | Comentarios desactivados en Sorteo de la lotería de Navidad

Video de presentación de «Orientaciones para el duelo»

Video con la presentación de mi reciente publicación «Orientaciones para el duelo». Enlace: https://www.youtube.com/watch?v=IQ3LxkkWtWI&t=42s

Publicado en Enrique Pallarés, Psicología, Universidad de Deusto | Etiquetado , | Comentarios desactivados en Video de presentación de «Orientaciones para el duelo»

La ira: una emoción que no hay que olvidar

Podcast de mi charla de hoy en Cinco Minutos de Psicología. Enlace: https://radiopopular.com/podcast/la-ira-una-emocion-que-incomoda-pero-que-no-hay-que-olvidar/

Publicado en Cinco Minutos de Psicología, Enrique Pallarés, Enrique Pallarés Molíns, Ira, Psicología, Radio Popular, Universidad de Deusto | Comentarios desactivados en La ira: una emoción que no hay que olvidar

El poder de los buenos recuerdos

El poder de los buenos recuerdos

Enrique Pallarés Molíns

Doctor en Psicología. Profesor emérito de la Universidad de Deusto

El CORREO Y EL DIARIO VASCO. Domingo, 4 de diciembre de 2022

La memoria no se limita al recuerdo de los conocimientos académicos o informaciones objetivas. También, y hasta podríamos decir, de modo especial, recordamos nuestras experiencias del pasado, que situamos respecto a estas dos coordenadas: agradable-desagradable (o placentera-dolorosa) y muy intensa-poco intensa. Es el «baúl de los recuerdos», que contiene experiencias significativas de nuestro pasado, que se enlazan entre sí e influyen de forma importante, aunque a veces inadvertida, en nuestra afectividad y conducta actual.  

Los recuerdos desagradables tratamos de alejarlos y de borrarlos de forma definitiva. La tarea no es fácil y con frecuencia estos recuerdos de experiencias negativas siguen vivos, provocando malestar. Es más, suele ocurrir que, al tratar de borrarlos, paradójicamente se afianzan y acuden más. Por eso, una forma de controlarlos es aceptarlos, aunque sin llamarlos. Así, pues, recuerdos agradables y recuerdos desagradables.

El filósofo inglés Jeremy Bentham, al establecer las bases de su sistema ético y legal –el utilitarismo–, incluía la memoria tanto entre los placeres fundamentales como entre los dolores fundamentales. Es decir, la memoria puede ser fuente de dolor o displacer, pero también de placer y satisfacción. 

En igualdad de intensidad, recordamos mejor lo agradable. Esta tendencia constituye el llamado sesgo hedónico de la memoria. Pero, además, existe cierta sintonía entre el estado de ánimo, triste o alegre, y el tipo de experiencias del pasado, tristes o alegres, que más se recuerdan. Concretamente, cuando estamos tristes, todavía más si la tristeza entra ya o se acerca a la depresión, la memoria tiene preferencia por los recuerdos tristes de nuestra vida y se ‘olvida’ de las experiencias agradables del pasado. Esta preferencia lleva a que el estado de ánimo descienda más y se establezca una espiral descendente de nuestra sensación de bienestar. Advertir esta tendencia negativa facilitará sin duda su control.

Es que la memoria no es una reproducción neutra y exacta del pasado, sino una reconstrucción, o incluso ‘construcción’, del pasado. El recuerdo del pasado no es una experiencia fría, como los días invernales, sino que lo podemos seleccionar, enmendar y reconstruir.

Los días previos a la Navidad son días de compras y de regalos. Adquirimos alimentos, ropa, aparatos electrónicos, etc., con el objetivo de sentirnos mejor. Son días propicios también, en un clima de familia y amistad, para recuperar experiencias positivas del pasado. No es necesario que sean excepcionales, pueden ser experiencias sencillas de los años en que, con los ojos de niño, contemplábamos la vida de forma más amable e ingenua y tal vez más certera.

Dostoievski, al final de Los hermanos Karamazov, pone en boca de Alioscha estas palabras: «Sabed que no hay nada más noble, más fuerte, más sano y más útil en la vida que un buen recuerdo, sobre todo cuando es un recuerdo de la infancia, del hogar familiar. Se os habla mucho de vuestra instrucción. Pues bien, un recuerdo ejemplar, conservado desde la infancia, es lo que más instruye. El que hace una buena provisión de ellos para su futuro, está salvado. E incluso si conservamos uno solo, este único recuerdo puede ser algún día nuestra salvación».

Buscando en ese «baúl de los recuerdos» seguro que encontraremos algunos positivos. No tengamos miedo en saborear y recrearnos en esos buenos recuerdos. El concepto y la experiencia del saboreo (savoring), estudiada por el profesor Fred Bryant invita a degustar las experiencias de la vida –en lugar de engullirlas–, tanto la experiencia presente, como la del pasado, e incluso la del futuro. Los recuerdos positivos, sin refugiarnos ni anclarnos en el pasado, pueden ser objeto de ese saboreo y ser reconfortantes, incluso el punto de apoyo o resorte para construir un futuro mejor. El buen conductor mira con frecuencia al retrovisor, pero sin dejar de atender al frente.

La mayoría de las veces las experiencias positivas del pasado resultan inseparables de personas cercanas y entrañables con las que las hemos vivido.  Algunas han fallecido ya, pero siguen vivas en el recuerdo, que aviva el corazón agradecido.  

Y como estamos en tiempo de regalos, regalemos a las personas queridas, y también a cualquier persona, una experiencia –sonrisa, apoyo y ánimo…– que pueda generar en el futuro un recuerdo positivo. El recuerdo de experiencias positivas será sin duda una terapia eficaz para muchos de los problemas que nos inquietan, un importante factor de bienestar personal, además de un espléndido y duradero regalo.

Enlace al texto en PDF:

Publicado en Bienestar psicológico, EL CORREO, EL DIARIO VASCO, Enrique Pallarés, Enrique Pallarés Molíns, Memoria, Psicología, Universidad de Deusto | Etiquetado , | Comentarios desactivados en El poder de los buenos recuerdos