La autoestima alta no siempre es deseable

Le invito a escuchar el podcast de mi charla sobre la autoestima en el programa Cinco Minutos de Psicología, de Radio Popular de Bilbao. Enlace:

Personas con la autoestima aparentemente muy alta: ¿esconden alguna inseguridad?

Publicado en Autoestima, Bienestar psicológico, Cinco Minutos de Psicología, Enrique Pallarés Molíns, Radio Popular, Universidad de Deusto | Deja un comentario

El origen del amor

Enlace al podcast de mi charla de hoy, en Cinco Minutos de Psicología de Radio Popular, sobre el origen o comienzo del amor, según la teoría del apego. https://radiopopular.com/podcast/el-amor-entre-humanos-y-su-origen-biologico-una-aproximacion-psicologica/

Publicado en Amor, Bienestar psicológico, Cinco Minutos de Psicología, Emociones, Enrique Pallarés, Enrique Pallarés Molíns, Psicología, Psicología Social, Radio Popular | Etiquetado , , , | Deja un comentario

Los rumores dejan huella

Los rumores dejan huella

Enrique Pallarés Molíns

Doctor en Psicología. Profesor emérito de la Universidad de Deusto

Publicado en El Correo. Domingo, 19 de junio de 2022 y en El Diario Vasco. Lunes, 20 de junio de 2022.

Enlace al texto en PDF:

A comienzos de 1934 un terremoto de gran intensidad sembró el pánico, la destrucción y la muerte en el estado de Bihar, al norte de la India. Provocó también el nacimiento y la difusión de numerosos rumores entre la población afectada. El psicólogo social indio Jamuna Prasad describió y clasificó estos rumores, además de subrayar la influencia de las características del grupo en su difusión. Comparó los rumores de aquella ocasión con los recogidos por la prensa o en archivos en situaciones parecidas y encontró gran semejanza en el contenido de los rumores a lo largo del tiempo y del espacio. Los rumores existen desde siempre, aunque circunstancias de temor e inseguridad, como la creada por la Covid-19, los multiplican.

El rumor es una información no verificada –si se confirma, se convierte en noticia–, de gran interés práctico para el grupo, que circula con rapidez, en un contexto de ambigüedad y amenaza. Va más allá del mero cotilleo. Con el rumor las personas tratan de dar sentido y de afrontar una situación incierta.

¿Por qué unos rumores persisten y se extienden más que otros? Los profesores Gordon Allport y Leo Postman, pioneros en el estudio del rumor y de obligada referencia, indicaron que la fuerza de un rumor dependía de la incertidumbre que provocaba la situación y de la importancia que tenía para los miembros del grupo su contenido.

Respecto a cómo se extienden los rumores algunos especialistas se inclinan por el modelo formalizado que se utiliza para explicar la propagación de las enfermedades contagiosas. Se trata, pues, de un proceso de contagio social. Además, con la transmisión boca a boca el contenido del rumor cambia, a veces sustancialmente. Se suprimen detalles, mientras se añaden o acentúan otros. La generalización del uso de internet y de las redes sociales ha supuesto un cambio muy importante en la transmisión de un rumor, por cuanto facilitan extraordinariamente su difusión, aunque sea falso su contenido.

En general, las personas aceptan un rumor si proviene de una fuente que consideran creíble, el contenido coincide con sus propias actitudes y lo escuchan varias veces sin que sea desmentido. 

Algunos distinguen estos tres tipos de rumores. El rumor que, en realidad, es una proyección de los deseos y esperanzas del grupo («He oído que nos suben el sueldo un ocho por cien»). El rumor puede consistir también en la forma de aumentar el miedo sobre un acontecimiento todavía no confirmado («Parece que este virus también se transmite por…»). Y, en tercer lugar, el rumor que trata de culpar del mal que a otras personas o grupos («Dicen que fueron extranjeros los que vandalizaron la piscina»). Este último tipo de rumor, con frecuencia asociado a prejuicios contra algunos grupos, parece el más frecuente de los tres.

El contenido de algunos rumores resulta inofensivo y en ocasiones suministran información aprovechable. Pero, con frecuencia, son juicios paralelos, provocan o avivan el conflicto social, además de dañar la fama de organizaciones, grupos sociales, marcas… y la fama de personas. No siempre se neutraliza un rumor tendencioso. El viejo refrán «Calumnia, que algo queda» se puede concretar en «Esparce un rumor, que algo queda».

Pero, incluso en la llamada era de la posverdad, la búsqueda de la verdad resulta clave para que la sociedad no se desestabilice y descarrile. Por eso, los expertos trabajan para neutralizar y prevenir la difusión de rumores. La principal vacuna es la trasparencia institucional –practicada y no solo retóricamente proclamada–, unido a la credibilidad y claridad de los líderes y de los medios de comunicación, que genere un ambiente de confianza en la información que ponen en circulación. La falta de información clara –también el exceso de información confusa–, fomenta los rumores, porque dificulta o impide dar sentido a la situación que provoca incertidumbre y ansiedad. Moderar el deseo de tener una respuesta inmediata a cualquier interrogante sin esperar una información fiable, reducirá la proliferación de rumores. Porque la búsqueda de la verdad no es una carrera de velocidad, sino de fondo. 

El hecho de que se aceptan con mayor facilidad los rumores que coinciden con las propias creencias y actitudes, invita a ensanchar la mente para considerar, con la mayor objetividad posible, otras opiniones diferentes a la propia. Relativizar cada rumor, cualquiera que sea su procedencia, unido a la decisión de no utilizarlos como arma arrojadiza contra nadie, será una forma de reducir la casi inevitable circulación de rumores.  

Publicado en Bienestar psicológico, EL CORREO, EL DIARIO VASCO, Enrique Pallarés, Enrique Pallarés Molíns, Psicología, Psicología Social, Universidad de Deusto | Etiquetado , , , , | Deja un comentario

La Luna Llena y el comportamiento humano

Le invito a escuchar el podcast de mi charla de hoy en Cinco Minutos de Psicología, de Radio Popular de Bilbao. Enlace: https://radiopopular.com/podcast/la-luna-llena-y-el-comportamiento-humano-a-examen-conexion-o-supersticion/

Publicado en Cinco Minutos de Psicología, Enrique Pallarés, Enrique Pallarés Molíns, Psicología, Radio Popular | Etiquetado , | Deja un comentario

La escasa fiabilidad del recuerdo

Te invito a escuchar el podcast de mi charla en Cinco Minutos de Psicología, de Radio Popular. Esta vez sobre la escasa fiabilidad del recuerdo. No solamente olvidamos, sino que también modificamos lo ocurrido.

Enlace: https://radiopopular.com/podcast/hasta-donde-podemos-confiar-en-nuestros-recuerdos-la-distorsion-de-la-memoria-a-examen/

Publicado en Cinco Minutos de Psicología, Enrique Pallarés, Enrique Pallarés Molíns, Memoria, Psicología, Radio Popular | Etiquetado , | 1 Comentario

Cómo superar los errores y fracasos

Enlace al podcast de mi charla en Cinco Minutos de Psicología, de Radio Popular de Bilbao, sobre la forma sana de superar los propios errores y fracasos.

https://radiopopular.com/podcast/como-superar-los-fracasos-y-los-errores-de-manera-sana-y-util/

Publicado en Autoayuda, Bienestar psicológico, Cinco Minutos de Psicología, Enrique Pallarés, Enrique Pallarés Molíns, Psicología, Psicología Positiva, Radio Popular, Universidad de Deusto | Comentarios desactivados en Cómo superar los errores y fracasos

Falacia de la planificación

Podcast de mi charla en Cinco Minutos de Psicología, en Radio Popular de Bilbao.

Enlace: https://radiopopular.com/podcast/la-falacia-de-la-planificacion-cuando-subestimamos-las-dificultades-y-sobredimensionamos-el-exito/

Publicado en Uncategorized | Comentarios desactivados en Falacia de la planificación

La necesidad de ser auténtico

La necesaria tarea de ser auténtico

Enrique Pallarés Molíns

Doctor en Psicología. Profesor emérito de la Universidad de Deusto.

Enlace al texto en PDF: https://drive.google.com/file/d/1F9fqsC-I4mPFK09Xi1nLDUYl1PwA5F_s/view

A nadie le gusta que le vendan o le intenten vender un reloj, un perfume o unas deportivas de una marca famosa, pero que son falsificaciones. Y menos todavía un billete falso. Exigimos la autenticidad de la marca o del billete y nos ofende que nos quieran dar “gato por liebre”.

Nuestro deseo de autenticidad incluye el ámbito de las personas, dado que la autenticidad es una cualidad altamente valorada socialmente, además de por la Psicología contemporánea. Abraham Maslow, Carl Roger o Edward L. Deci, por citar tres ejemplos de psicólogos reconocidos, muestran que la autenticidad está asociada a buen funcionamiento psicológico y a bienestar subjetivo positivo. Para Carl Rogers, el que el terapeuta interactúe con el cliente de forma auténtica, y no solo representando el rol profesional, es clave para el éxito de la terapia.

Ser auténtico, es una cualidad muy valorada por la mayoría de las personas, aunque tal vez sea más valorada al juzgar a otros que practicada por uno mismo. Son numerosas las invitaciones a mostrarnos de forma diferente a como somos en realidad, con el fin de congraciarnos con otras personas y conseguir el aplauso fácil u otras recompensas.

Porque podemos elogiar o convertirnos en paladines de la autenticidad y no ser ejemplo de autenticidad. La inteligencia humana se pone a veces al servicio de un yo débil o debilitado, para dejar de mostrase uno tal como es en realidad, y opta por el disfraz. 

¿Qué se entiende por persona auténtica? Asociamos ‘auténtico’ con genuino, verdadero, real. Más allá de esta primera aproximación, no hay una definición comúnmente aceptada, incluso algunos psicólogos reconocen el desacuerdo y confusión que rodea al concepto de autenticidad. Reseñaré algunos de sus rasgos más citados. 

El primero se refiere a tratar de progresar en el conocimiento de los propios sentimientos, pensamientos y motivos, así como de las fortalezas y puntos débiles. El conocimiento de uno mismo lleva a advertir la variedad y complejidad, a la vez que evita la rigidez al describirse. Sin obsesionarse con el conocimiento propio, desear con constancia y sinceridad para aprender más sobre uno mismo y, sobre todo, a aceptarse incondicionalmente.

Además, distorsionar lo menos posible la realidad exterior y la propia realidad, así como reducir progresivamente la utilización de defensas psicológicas (negación, racionalización, proyección, etc.) y la tendencia al autorrealce o autoengrandecimiento. Conviene no ser extremadamente riguroso con uno mismo, aunque sin dejar de ajustar lo más posible a la realidad el conocimiento propio y de ganar en objetividad.

Algunos subrayan la importancia de la congruencia e incluso identifican autenticidad y congruencia. Congruencia equivale a conducta coherente con los propios valores y creencias, es decir, con el fondo luminoso de uno mismo. Como es obvio, no podemos hablar de autenticidad si la congruencia es entre acciones reprobables y unos motivos o sentimientos también reprobables. Es actuar con sinceridad y no guiado por conseguir algún tipo de recompensa, o meramente por quedar bien o recibir el aplauso de otras personas. Por el contrario, actuar con congruencia o co­herencia lleva en ocasiones a verse privado de algunas recom­pensas, reconocimientos y aplausos huecos, o incluso a ganarse la incomprensión y el rechazo.

Ser auténtico es ser auténtico con uno mismo y también en la interacción con los demás. La autenticidad incluye que en las relaciones interpersonales, sobre todo en las de mayor intimidad, domine la sinceridad y la coherencia total, sin fingir ni ocultar ninguna información relevante para el desarrollo de la relación. No es posible ser auténtico si se pisa a otras personas o se aísla de los demás; o no se escucha a quienes con sinceridad le indican sus incoherencias y faltas de autenticidad. Sobran asesores de imagen y faltan asesores de autenticidad.

Así como la autenticidad se asocia a bienestar psicológico, la inautenticidad, por el contrario, tiene unas consecuencias negativas personales y sociales importantes. La plaga de la corrupción, del acumular sin freno bienes materiales o fama y la insolidaridad son síntomas de una patología de la autenticidad. Con todo, no faltan ejemplos de personas “enteras” y trasparentes que con sencillez y buenas formas se muestran tal como son honradez, es decir, con autenticidad. Creo que, por lo menos alguna vez en la vida, suena en el interior de toda persona una invitación a la autenticidad. El aceptarla será clave para su bienestar psicológico y el de la sociedad.

Publicado en Bienestar psicológico, EL CORREO, Enrique Pallarés, Enrique Pallarés Molíns, Psicología Positiva | Etiquetado , | Comentarios desactivados en La necesidad de ser auténtico

Flores decorativas y también saludables

Estamos en el mes de mayo. Mayo, el mes de las flores. Las flores embellecen el entorno: los jardines, la naturaleza… las casas. Pero no solamente son decorativas. Tienen también un efecto positivo en nuestras emociones, en la salud y en el bienestar personal.

En Cinco Minutos de Psicología, de Radio Popular de Bilbao, trato este tema, revisando algunos de los estudios realizados y aportando alguna sencillas reflexiones.

Enlace al audio (duración: 5 minutos): https://radiopopular.com/podcast/mayo-mes-de-las-flores-y-su-impacto-en-la-psicologia-fomentan-la-recuperacion-fisica-y-el-bienestar/

Publicado en Bienestar psicológico, Bienestar subjetivo, Cinco Minutos de Psicología, Emociones, Enrique Pallarés, Enrique Pallarés Molíns, Psicología, Radio Popular | Etiquetado , , , | Comentarios desactivados en Flores decorativas y también saludables

¿Existe, en la realidad, el síndrome de Estocolmo?

El síndrome de Estocolmo es el tema de mi intervención de hoy en Cinco Minutos de Psicología, de Radio Popular de Bilbao. La ciencia no da el espaldarazo a este concepto que tanto éxito ha tenido en psicología popular y en los medios.

En este enlace puedes escuchar el podcast de mi charla: https://radiopopular.com/podcast/netflix-lleva-a-la-pantalla-el-primer-caso-del-sindrome-de-estocolmo-pero-existe-realmente/

Publicado en Cinco Minutos de Psicología, Enrique Pallarés, Enrique Pallarés Molíns, Mecanismos de defensa, Psicología, Radio Popular, Universidad de Deusto | Comentarios desactivados en ¿Existe, en la realidad, el síndrome de Estocolmo?