De vacaciones

De vacaciones

Enrique Pallarés Molins

Doctor en Psicología. Profesor emérito de la Universidad de Deusto

Publicado en El Correo y en el Diario Vasco. Domingo, 11 de julio de 2021

Enlace al texto del artículo en PDF:

Aunque la mayoría de las personas no están sometidas a una condición de estrés excepcional, tampoco para la mayoría el trabajo es fuente de plena satisfacción y disfrute. Todas, o casi todas, experimentan algún grado diario de estrés que, aunque no sea excesivamente intenso ni siempre advertido conscientemente, puede por acumulación resultar negativo para la salud mental y física; como la gota de agua que desgasta la roca con su constancia. 

La acumulación de estrés suele tener efectos negativos en la salud, debido tanto a la acción directa de las reacciones fisiológicas dañinas que provoca, como a la acción indirecta de los hábitos no saludables asociados: dieta inadecuada, alteración del sueño, consumo excesivo de alcohol, etc.

Para la recuperación no es suficiente con las horas libres de cada día o con los fines de semana, tal vez debido a que la mente no se despega del todo de las obligaciones. La COVID-19 deja un rastro de muerte y dolor, pero también de incertidumbre y de estrés.

Las vacaciones son necesarias por su capacidad para neutralizar ese estrés y evitar que desgaste a la persona. Su efecto positivo no se limita al que las disfruta; la sociedad humana es un sistema de interdependencias en el que todo influye en todo. El estrés de una persona afecta a quienes interactúan con ella, que a su vez repercute en otras, generándose así una compleja red de reacciones en cadena.

Los efectos reparadores y saludables de las vacaciones pueden deberse a la liberación de las circunstancias que provocan el estrés. Pero también actúan otros mecanismos más activos, como la posibilidad de realizar durante ellas actividades agradables, saludables y libremente elegidas, así como facilitar la interacción y el estrechar la relación con familiares y amigos. Se satisfacen, pues, dos necesidades fundamentales del ser humano, como son la de autonomía y la de establecer relaciones interpersonales estrechas, contempladas en la teoría de la autodeterminación, propuesta por los profesores Edward Deci y Richard Ryan. Autonomía para elegir e iniciar las actividades que uno prefiere y ocasión para intensificar la conexión con amigos y familiares. 

¿Se mantienen los efectos positivos de las vacaciones en la salud física y mental más allá de los días inmediatos al regreso a la normalidad? Algunos estudios reflejan su breve duración. En este caso, parece que sería recomendable optar por una fragmentación del tiempo vacacional en varios periodos más breves. Las vacaciones cortas (unos cinco días) pueden resultar eficaces para neutralizar o aliviar el estrés. Aunque en ocasiones las más largas favorecen que el corte con las fuentes de estrés resulte más eficaz. En todo caso, según un estudio, no tomar vacaciones durante largo tiempo puede aumentar la morbilidad e, incluso, la mortalidad.

Conviene tener en cuenta y prevenir varias circunstancias que pueden ensombrecer las vacaciones. Algunas personas necesitan «aprender a descansar» o, más exactamente, a aceptar que el trabajo no lo es todo y a no culpabilizarse ni inquietarse por el merecido descanso. Las vacaciones son la ocasión a veces para la práctica de hábitos menos saludables, como la vida sedentaria o los excesos en la comida y en la bebida. El mayor contacto con familiares y amigos ayuda a la reconciliación de conflictos leves, pero a veces los exacerba. Finalmente, el clima vacacional puede favorecer la falsa percepción de que la COVID-19 es agua pasada.

No existe acuerdo sobre si las vacaciones en el domicilio (las staycation) tienen los mismos efectos positivos en la salud y en el bienestar que las que implican desplazamiento respecto a la residencia habitual. Eso sí, un estudio realizado por un equipo internacional llega a la conclusión de que las vacaciones en familia favorecen la comunicación entre sus miembros y refuerzan los vínculos afectivos.

Los efectos positivos de las vacaciones no se producen automáticamente, por solo interrumpir las obligaciones habituales. El no hacer nada puede resultar agradable –Il dolce far niente– y saludable para contrarrestar la sensación de urgencia y la tiranía de los horarios, pero no es suficiente. Porque las vacaciones ofrecen también la oportunidad para realizar actividades saludables y agradables: conversación amigable, lectura, reflexión, ejercicio físico, contacto con la naturaleza, conocer nuevos lugares y gentes, etc. Un tiempo propicio, pues, para el reencuentro con la naturaleza, con familiares y amigos… y con lo más profundo y positivo de la propia persona. ¡Felices vacaciones!

Publicado en Bienestar psicológico, EL CORREO, EL DIARIO VASCO, Enrique Pallarés, Enrique Pallarés Molíns, Universidad de Deusto | Comentarios desactivados en De vacaciones

La compasión, una emoción necesaria

La compasión: una emoción necesaria

Enrique Pallarés Molíns.

Doctor en Psicología. Profesor emérito de la Universidad de Deusto

Publicado en EL CORREO y en EL IDEAL. Domingo, 6 de junio de 2021

Un estudio observacional, realizado en Kenia, describe los últimos días de una elefanta, muy debilitada, que intentaba inútilmente ponerse de pie. La matriarca de otro grupo trataba de ayudarla con sus colmillos. Mientras tanto, otros miembros de la manada de la matriarca ‘compasiva’ observaban la escena con total indiferencia.

El primatólogo Frans de Waal, tras aportar otros ejemplos, anota que las conductas de ayuda a los congéneres debilitados son frecuentes en varias especies de animales. Algunos hablan de «instinto de compasión» para subrayar las hondas raíces de esta emoción social, que consiste en sentir con el que sufre y, además, en realizar las acciones necesarias para suprimir o disminuir ese sufrimiento. 

Sin embargo, no todos la practican y muchos se limitan a mirar, o apartan la vista. Además, no siempre suena bien la palabra ‘compasión’ –se prefiere dar envidia que dar compasión– y varios pensadores importantes se han mostrado críticos con ella. El filósofo francés Vladimir Jankélévitch afirma que la compasión va a remolque de la desgracia, que necesita del sufrimiento de otro, por lo que duplica el sufrimiento: al del que sufre se junta el de quien se compadece de él. Pero el sufrimiento no desaparece por apartar la vista. Además, la compasión no provoca lágrimas, sino que las enjuga; no induce tristeza, sino honda satisfacción. Por otra parte, los antónimos de compasión –crueldad o insensibilidad– resultan claramente inaceptables.

Compasión no equivale a empatía, aunque la incluye, porque la empatía o comprensión del que sufre podría quedarse en indiferencia, e incluso informar de los puntos débiles de otra persona. Se suele condicionar la práctica de la compasión a constatar que el que sufre no es el causante de su sufrimiento; un juicio complicado o imposible de realizar con acierto. Todo sufrimiento, sin más, merece compasión. La compasión tampoco es un mero sentimiento de lástima, y menos si se practica desde una posición de superioridad o de distancia.

  Compasión con otros y también compasión con uno mismo. Cuidar y cuidarse. La profesora de Psicología Kristin Neff, inspirada en la psicología budista, ha propuesto un modelo de «compasión con uno mismo», integrado por estas tres actitudes interdependientes. Amabilidad y bondad hacia uno mismo en el sufrimiento, en lugar de castigarse con una autocrítica amarga e inoperante. Además, sentirse miembro solidario de una humanidad sufriente, en lugar de aislado. Finalmente, la mente plena (mindfulness) o vivir con plenitud el momento presente, con actitud equilibrada hacia la propia experiencia y tomando cierta distancia del sufrimiento. Insiste la profesora Neff en que la compasión hacia los demás y la «compasión hacia uno mismo» no se oponen ni son independientes, sino las dos caras de la misma moneda.

¿Cómo fomentar la práctica de la compasión? La primera tarea consiste en apartar lo que agosta o impide el desarrollo del «instinto de compasión». Resulta esencial la educación desde los primeros años, en la familia y en la escuela, al hilo de lo que ocurre. No faltan ejemplos de compasión, que no deben quedar ocultos por los de crueldad e indiferencia. Además, conviene practicar la compasión con el corazón y con la razón, para que no se quede en un destello fugaz. Ser compasivos y aceptar también la compasión de otros cuando uno sufre.   

Se ha comprobado la tendencia a disminuir la compasión al aumentar el número de personas que sufren. Es el «debilitamiento de la compasión», la acomodación o disminución de la sensibilidad a las brutales estadísticas del sufrimiento. Evitemos, pues, que las elevadas cifras borren los rostros de las personas que sufren. 

Aunque normalmente nos referimos a la compasión entre personas, como señala la filósofa norteamericana Martha Nussbaum, hay que extender la compasión, sobre el cimiento de la justicia y la razón, a las relaciones entre grupos y entre estados: economía compasiva, estado compasivo… y compasión con nuestro Planeta. El doctor Albert Schweitzer, premio Nobel de la Paz por su actividad humanitaria en África, afirmó: «Mientras no ampliemos nuestro círculo de compasión a todos los seres vivos, la humanidad no encontrará la paz».

Porque la compasión es el antídoto más eficaz contra las fuerzas disgregadoras y destructoras del egoísmo y del odio, letales amenazas para la humanidad. La compasión es también el bálsamo reanimador y sanador, especialmente necesario en este tiempo de sufrimiento y de incertidumbre. Beneficia al que sufre, pero también –y no menos– a quien la practica.

Enlace al texto en PDF:

Publicado en Bienestar psicológico, EL CORREO, Emociones, Enrique Pallarés, Enrique Pallarés Molíns | Etiquetado , , | Comentarios desactivados en La compasión, una emoción necesaria

Escribir como terapia

Se ha comprobado la eficacia de escribir para manejar las emociones y aumentar el bienestar personal. En este audio expongo brevemente (5 minutos) las principales pautas para aprovechar esta importante y sencilla ayuda psicológica.

Publicado en Ansiedad, Autoayuda, Bienestar psicológico, Enrique Pallarés, Enrique Pallarés Molíns, Felicidad, Psicología Positiva, Universidad de Deusto | Etiquetado | Comentarios desactivados en Escribir como terapia

Los libros son saludables

Leer libros para vivir más

Enrique Pallarés Molíns.

Doctor en Psicología. Profesor emérito de la Universidad de Deusto

Publicado en EL CORREO. Domingo, 2 de mayo de 2021

Enlace para descargar el texto del artículo en PDF:

En un interesante y sugerente estudio, publicado hace cinco años, tres profesores de la Escuela de Salud Pública de la Universidad de Yale llegaron a la conclusión de que leer libros –no magacines o periódicos– durante al menos media hora al día reducía la tasa de mortalidad entorno al 20%. El estudio, realizado con rigor metodológico, consistió en seguir y comparar la evolución durante 12 años de varias características de 3635 personas, de más de 50 años al comienzo.

El análisis de los resultados mostró que la ventaja en la supervivencia se debe al efecto positivo que produce la lectura en varias áreas importantes de la persona. La inmersión reposada en un libro agiliza y flexibiliza la mente, fomenta la empatía, la inteligencia emocional y, en general, conductas que favorecen la salud.

Sin embargo, esta reducción de la tasa de mortalidad no justifica que se tome el libro como un remedio más, de los muchos probados a lo largo de la historia de la humanidad, para prolongar la vida. La mayor aportación del libro es el aumentar la calidad de los años vividos. Porque la lectura apacible de un buen libro puede tener un importante efecto ansiolítico y antiestrés. De hecho, entre los tratamientos psicológicos está la biblioterapia o lectura, reflexión y comentario de determinados libros. El buen libro, además, fomenta el bienestar y el crecimiento personal: nos hace más personas. Como dice Baltasar Gracián: «¡Oh!, gran gusto el leer, empleo de personas que si no las halla, las hace».

El escritor irlandés C.S. Lewis, en un ensayo sobre la lectura, plantea la posibilidad de distinguir un buen libro de un mal libro por la manera de leerlo. ¿Cómo leer bien un libro? Elegir el adecuado es el prerrequisito esencial. El abrumador número de libros publicados, en aumento cada año, obliga navegar con pericia por este océano de la bibliografía para evitar naufragar. Hay muchos libros para leer y releer, pero también para no invertir tiempo en su lectura. No parece que la moda o la novedad sea el mejor criterio de selección. El libro, como el buen vino, necesita adquirir la solera que le otorgan los años o el juicio de personas con buen criterio. No hay que olvidar, pues, esas obras que han resistido el paso del tiempo porque son de todos los tiempos, ni que ensanchar el gusto y el interés es también un objetivo del buen lector.

La lectura de un libro es un diálogo con el mismo libro, al que precede la escucha atenta de su mensaje. Por eso, conviene no limitarse a leer las líneas, sino leer también entre líneas e, incluso, más allá de las líneas; captar la totalidad de la obra y no solo la superficie. Y, también, llegar a suscitar un diálogo entre las lecturas realizadas, siguiendo la idea de Ítalo Calvino de que el buen lector es el que escucha la conversación que los libros entablan en las bibliotecas.  

Incluso el lugar donde se lee puede ayudar a disfrutar más del libro. El escritor norteamericano Henry James optaba por un bosque y con la cercanía de un arroyo, a diferencia de los que él mismo comenta que prefieren el retrete. Otros escogen un cómodo sillón en una terraza o junto a una ventana; otros la cama o tumbados en la hierba o en la arena.

También hay preferencias en el soporte material del libro, que a lo largo de la historia ha variado desde las tablillas y el papiro al libro electrónico. ¿Libro de papel o electrónico? Cada uno tiene sus ventajas, pero, aunque parezca una perogrullada, lo importante de verdad es elegir un buen libro.

Me agrada contemplar la escultura «Leyendo», en la entrada del Conde de Arteche desde la Gran Vía al parque de doña Casilda Iturrizar de Bilbao, obra de Joaquín Lucarini. Esculpida en mármol de Carrara, representa a una niña (¿o niño?) enfrascada en la lectura de un libro. Expresivo símbolo y modelo de la afición a la lectura en la niñez. Imagino que de adquirir vida la escultura intercalará la lectura con la contemplación de las flores del bello jardín que le rodea o de los árboles cercanos; se acercará a jugar con otros niños en la zona próxima de juegos y recordará con alegría las gracias de los hermanos Tonetti al pasar delante de la escultura de uno de ellos. Incluso avanzará pocos metros más y entrará en el Museo de Bellas Artes, para contemplar alguno o algunos de los destacados cuadros que allí se muestran.   

Porque la lectura de libros debe tener un lugar importante en la vida –más que el televisor, el smartphone o la tableta–, pero no absorberla. La naturaleza, el arte y las personas son otros «libros» amigables, para «leer», dialogar, aprender y disfrutar.

La entrada o post anterior, con enlace a audio, trata del mismo tema que la presente. Aquí tiene el enlace: https://enriquepallares.wordpress.com/2021/04/28/el-libro-un-amigo-disponible-los-365-dias-del-ano/

Publicado en EL CORREO, Enrique Pallarés, Enrique Pallarés Molíns, Lectura, Psicología, Universidad de Deusto | Etiquetado , , | Comentarios desactivados en Los libros son saludables

El libro, un amigo disponible los 365 días del año

El pasado viernes, día 23, celebramos el Día Mundial del Libro. El lunes 26 mi espacio semanal en Radio Popular de Bilbao (“Cinco Minutos de Psicología”) lo dediqué al libro, ese amigo fiel e incondicional, disponible 24 horas x 365 días.

Les invito a escuchar el audio de esa breve charla. Enlace al video (en este caso solo audio) en mi canal de YouTube: Canal de Divulgación Psicológica.

Publicado en Bienestar psicológico, Enrique Pallarés, Enrique Pallarés Molíns, Universidad de Deusto | Etiquetado , , , | Comentarios desactivados en El libro, un amigo disponible los 365 días del año

Para manejar o controlar la ansiedad

En este video encontrará 12 sugerencias para manejar o controlar la ansiedad. Son una síntesis de las estrategias para manejar la ansiedad y evitar que ella sea la que nos maneje. Espero que le sirva de ayuda a usted o alguna de sus personas conocidas.

Publicado en Ansiedad, Bienestar psicológico, Bienestar subjetivo, Enrique Pallarés, Enrique Pallarés Molíns, Psicopatología, Universidad de Deusto | Etiquetado , , | 3 comentarios

Buscar el riesgo

Buscar el riesgo

Enrique Pallarés Molíns

Doctor en Psicología. Profesor emérito de la Universidad de Deusto

Enlace al texto en PDF:

Un importante objetivo al tomar decisiones es evitar o minimizar el riesgo para nuestra vida o para nuestros bienes. Seguimos la actitud de cautela del ingeniero y del arquitecto al planificar sus obras, o la del financiero al realizar una inversión. Normalmente, pues, funciona el llamado «instinto de conservación».

Pero no siempre ocurre así. Con cierta frecuencia las conductas de riesgo se convierten en noticia por sus fatales consecuencias o por las circunstancias singulares en que ocurren. Además, otras muchas conductas de riesgo no resultan noticiables porque están muy acomodadas y encajadas en la vida diaria.

La ruleta rusa sería la expresión máxima de conducta de riesgo, a la vez que la metáfora para muchas de estas conductas. Y una larga lista: conducción temeraria (circular en una autovía por el carril contrario), ingestión de alcohol en exceso, consumo de drogas, actividad sexual sin protección, con riesgo de contagio de enfermedades de transmisión sexual o de un embarazo indeseado… Algunos deportes actuales, frente al deporte tradicional, incluyen el riesgo como parte del juego, incluso como el aspecto más importante: barranquismo, puenting, lanzarse al vacío desde un avión sin paracaídas para recogerlo en el aire de un compañero, o para caer en una red de dimensiones limitadas… En las circunstancias sanitarias actuales, junto a la actitud precavida de la mayoría de la población, no faltan quienes hacen caso omiso de las normas y recomendaciones e incluso adoptan una actitud negacionista y beligerante.

¿Cómo se explica que algunos pongan en juego su vida? No existe una única explicación. Se ha apelado, sobre todo para los deportes de alto riesgo, a la búsqueda de sensaciones nuevas. Incluso se ha descrito un tipo de personalidad, la ‘personalidad T’ (de ‘thrill’), caracterizada por la tendencia a buscar excitación, sensaciones y emociones nuevas, sobre todo, aunque no únicamente, las que incluyen riesgo. Se ha observado también que la hipofunción de la corteza prefrontal ventromedial está asociada a impulsividad y a peor evaluación del riesgo de una determinada acción. 

Algunas conductas de riesgo se han explicado por la reacción del organismo a la tensión y ansiedad que producen esas conductas. Es la teoría del proceso opuesto, que predice una reacción de alivio y placer tras la ansiedad y malestar inicial. La conducta de riesgo resultaría reforzante por esa reacción placentera, superior al malestar previo, sobre todo tras la repetición.

Pero también puede motivar la búsqueda del riesgo el realizar una acción que la mayoría de las personas no se atreve a realizar. Una forma inadecuada y peligrosa, pues, de compensar una autoestima débil o poco segura. En relación con esto, se habla de conductas ordálicas, en recuerdo de la ordalía, practicada en la Edad Media para probar la culpabilidad o inocencia del acusado. En nuestros días, de forma no consciente, se trata de que sea el destino quien decida la propia valía si supera o no la prueba.

No se puede olvidar la importancia que tiene la presión del grupo para iniciar y continuar algunas conductas de riesgo. El refuerzo por la atención que les prestan otras personas y, sobre todo, los medios de comunicación, puede llegar a compensar los inconvenientes de optar por el peligro. 

Otras explicaciones se centran en el funcionamiento cognitivo. Al evaluar los riesgos con frecuencia se cometen errores, tanto por sobreestimar el riesgo (la explosión de un reactor nuclear, un accidente aéreo), como por infraestimarlo (consumo problemático de alcohol). En general, se cree que el resultado positivo es más probable que el negativo y algunos piensan, o funcionan como si pensaran, que son invulnerables. Otra causa de optar por el riesgo proviene de no advertir que el efecto de las conductas de riesgo se puede acumular (fumar y cáncer de pulmón). Claro está, que el que opta por esas conductas –irracionales para la mayoría–, valora más la gratificación subjetiva inmediata y pone en segundo plano u omite la racionalidad. Por eso, no resulta nada fácil neutralizar este tipo de comportamientos.  

Junto a quienes buscan el riesgo directamente, están aquellas personas cuyas tareas laborales, vitales para el buen funcionamiento de la sociedad, implican un grado considerable de riesgo para su salud, y a veces la de sus familias, sobre todo durante la pandemia. Nunca se lo agradeceremos lo suficiente. Su dedicación y profesionalidad contrasta con la actitud de los que buscan el riesgo y el peligro sin ninguna razón sensata y socialmente aceptable. 

Publicado en Diferencias humanas, EL CORREO, Enrique Pallarés, Enrique Pallarés Molíns | Etiquetado , , , , | 1 Comentario

Presentación de mi último libro: “Una lectura para cada semana. Reflexiones desde la Psicología”

Les voy a presentar mi último libro “Una lectura para cada semana. Reflexiones desde la Psicología”. Lo haré a través del video correspondiente de mi Canal de Divulgación Psicológica:

Muchas gracias por su atención

Publicado en Enrique Pallarés, Enrique Pallarés Molíns, Personal, Psicología | Etiquetado , , | Comentarios desactivados en Presentación de mi último libro: “Una lectura para cada semana. Reflexiones desde la Psicología”

Terapia cuaresmal

Terapia cuaresmal

Enrique Pallarés Molíns

Doctor en Psicología. Profesor emérito de la Universidad de Deusto

La Cuaresma no es, por supuesto, una terapia psicológica propiamente dicha. Pero durante este tiempo se insiste en fomentar algunas actitudes que coinciden o convergen con las recomendaciones de la Psicología Humanista y de la Positiva. Por eso, en sentido figurado, podemos hablar de «Terapia cuaresmal». Una ‘terapia’ no solo para los déficits, sino también para el crecimiento integral.

Sin ser lo más importante, llama la atención la invitación cuaresmal a las restricciones en la comida –el ayuno y la abstinencia–, en la actualidad reducidas a la mínima expresión. ¿Una reliquia del pasado «que hay que mantener», sin más? Creo que no. Es una invitación a la sobriedad y al autocontrol. En el siglo XVII el escritor veneciano Alvise Cornaro recomendaba una vida sobria como el mejor medio para la longevidad. El biogerontólogo norteamericano Leonard Hayflick, aludiendo a los recientes estudios que asocian frugalidad con longevidad, sustituye la conocida frase «Somos lo que comemos» por «Somos lo que no comemos».

Pero el objetivo de la templanza y sobriedad cuaresmal no es precisamente prolongar la vida, sino reforzar el control sobre nuestros deseos e impulsos y facilitar así la aspiración a metas más elevadas. Estas pequeñas privaciones alimentarias, además, pueden ayudar a sentir empatía con esos 800 millones de seres humanos que sufren el azote del hambre; empatía difícil de experimentar, por otra parte, desde nuestras latitudes donde el despilfarro de los alimentos es tan frecuente.

Sobriedad ampliable a otras áreas: al vestir, a las diversiones y, en general, al estilo de vida. Optar por un estilo de vida sencillo, aunque no por eso menos satisfactorio. Es más, la clave del bienestar psicológico pleno está en optar por las cosas y actividades sencillas, en las que la persona está sobre las cosas y no las cosas sobre ella. Para el pensador francés André Comte-Sponville «La templanza es la virtud por la cual continuamos siendo señores de nuestros placeres y no sus esclavos».  

Durante la Cuaresma se nos invita también a la generosidad con los más necesitados. La Psicología ha encontrado escasa relación entre el aumento de bienes materiales y el aumento de la felicidad, pero ha comprobado que su buen uso, como el compartir esos bienes, produce más satisfacción y bienestar que su mera acumulación. Es la paradoja de la auténtica felicidad, que crece al dar y disminuye al acaparar. Pero también está probado el efecto positivo en el bienestar psicológico de invertir parte de esa gran riqueza, que es el tiempo, en actividades prosociales. Se trata, pues, de algo más que de dar una limosna para tranquilizar la conciencia. 

La Psicología recomienda la observación de la propia conducta como primer paso para su adecuada modificación y para fortalecer el autocontrol. Es reflexionar sobre nuestras actitudes y acciones para confrontarlas con nuestras mejores metas y objetivos. Y, más allá, la revisión de la propia vida, recomendada por los gerontólogos desde Robert Butler, como un medio para el envejecimiento positivo –aunque no solo beneficiosa en la vejez– y constituida en terapia psicológica. Una revisión de la propia vida, en la que los recuerdos luminosos surgen para alegrarse y los oscuros para su sanación.

Ocasión propicia, pues, para contemplar el camino recorrido con el objeto de rectificar la ruta, incluso darle un giro de 180 grados. Un proceso de revisión profunda con la luz del perdón: perdonar, aceptar el perdón, pedir perdón y perdonarse. Perdón que se prolonga en compasión. Conjugar, pues, en sus varias formas el verbo perdonar, como el modo más eficaz de reconciliarnos con Dios, con las demás personas… y con nosotros mismos.

La Cuaresma es también una terapia de crecimiento porque es un tiempo especial para la gratitud. Un tiempo para experimentar y expresar gratitud por todos los beneficios recibidos. La Psicología Positiva muestra con claridad las importantes consecuencias positivas para la salud mental, corporal y social de practicar la gratitud. Es ver el mundo y la vida como algo que «se me da» y no como algo que «se me debe».

Días también para espabilar el oído y el corazón a la escucha de Aquel que es «más íntimo que mi intimidad». Tiempo, pues, para el encuentro con ese Ser personal que nos trasciende sin anularnos; que lejos de debilitar nuestro yo, lo fortalece sin hincharlo; que no roba nuestra autoestima, sino que la sana y fundamenta con solidez; que nos invita a escuchar a las demás personas, incluso a las que no piensan como nosotros; que hace ver al ser humano que no vive en el caos ni abandonado a su suerte, sino en un universo con un sentido y una meta, donde todavía es posible, aunque no fácil, el abrazo fraterno de la reconciliación.

Publicado en Bienestar psicológico, Enrique Pallarés, Enrique Pallarés Molíns | Etiquetado , | 1 Comentario

Contagio emocional

Contagio emocional

Enrique Pallarés Molíns

Doctor en Psicología. Profesor emérito de la Universidad de Deusto

Publicado en El Correo. Domingo, 31 de enero de 2021

Enlace al texto del artículo en PDF:

El 30 de enero de 1962 tres muchachas de la escuela misionera de Kashasha (Tanganika) comenzaron de repente a reír de forma compulsiva y su risa se extendió a 95 de las 159 alumnas, de entre 12 y 18 años, e hizo necesaria la clausura del centro, con algún intervalo, hasta mitad de mayo. La epidemia se extendió a varias poblaciones vecinas. Aunque no parece que la risa estaba asociada a una emoción concreta –¿Se trataba de la llamada coloquialmente «risa floja»?–, es un ejemplo de la posibilidad de que se contagie a otros la conducta de un individuo. El caso de Tanganika no es el único de ‘contagio’ y existen otros semejantes, antes y después. Se observa también en la vida diaria: contagio del llanto de los niños, bostezo, etc.

Según la profesora Elaine Hatfield y sus colegas el contagio emocional es «la tendencia a sincronizar e imitar expresiones del rostro, vocalizaciones, posturas o movimientos con los de otras personas y, como consecuencia, a la convergencia de las emociones». La imitación de otras personas es un mecanismo muy potente, que se activa de forma no consciente y resulta difícil de evitar, en el que juegan un papel importante las ‘neuronas espejo’. La expresión imitada se interioriza y se convierte en emoción propia.

Inicialmente se contagia la persona más cercana, para extenderse después a otras, e iniciarse una reacción en cadena, siguiendo el llamado efecto onda (Ripple effect) o efecto dominó. Aunque no todas las personas son igualmente susceptibles al contagio, la generalización de las redes sociales potencia este fenómeno hasta extender de forma ‘viral’ la reacción emocional a una noticia, no siempre verdadera. No son solo mis amigos los contagiados, sino los amigos de mis amigos y así sucesivamente.

El contagio emocional resulta esencial para la comunicación en los grupos, pues facilita la difusión de la información y favorece la empatía. Pero puede tener también un lado oscuro, sobre todo en algunas emociones. Por otra parte, el contagio de emociones negativas se intensifica y acelera en las situaciones de crisis e incertidumbre, como son las actuales.   

El miedo se contagia y cuando se extiende de forma incontrolada tiene consecuencias devastadoras. Aunque en su origen es protector y al servicio de la supervivencia («El miedo guarda la viña»), se convierte en inhibidor de la acción –dejar de salir a la calle incluso cuando no hay riesgo–, o en peligrosa estampida. El miedo se transforma, pues, en miedo al miedo.

La interacción con una persona airada provoca fácilmente la misma emoción, aunque, como observa Elaine Hatfield, en ocasiones el rostro airado contagia miedo en lugar de ira. Investigadores de la Universidad de Purdue subrayaron el carácter automático del contagio emocional de la ira, más rápido que el de la felicidad. Relajar el rostro y hablar con calma, sin elevar la voz, puede calmar a la persona airada y detener el proceso de contagio. El odio se propaga también con extraordinaria facilidad y de forma irreversible, con frecuencia asociado a la ira. 

No escapan a esta ley del contagio emocional la tristeza y los estados afines. Los que compartían la habitación en una residencia de un campus americano con un compañero que padecía depresión, tenían más probabilidades que el resto de desarrollar también depresión. También el desánimo y la desesperanza son contagiosos.

¿Es posible atajar este ‘contagio’? Aunque no existe una ‘vacuna’ específica, aceptar la posibilidad del contagio y ser consciente del proceso actuarán, sin duda, de escudo protector. Eso sí, también se pueden ‘contagiar’ las emociones positivas, como la alegría/felicidad, el amor, la gratitud, la generosidad, la amabilidad o la esperanza; estas son las mejores ‘vacunas’ para prevenir la propagación de las emociones negativas, porque una de las funciones de las emociones positivas es la de contrarrestar las negativas. Sin olvidar que uno puede ser ‘contagiado’, pero también ‘contagiar’.

En el grado de felicidad influyen un número importante de factores. Por ejemplo, contemplar rostros que expresan felicidad activa los músculos implicados en la sonrisa auténtica (cigomático y orbicular) y hace sentir mayor felicidad. Se trata de la sonrisa auténtica (sonrisa de Duchenne) y no de una sonrisa fingida o ‘de oficio’. La felicidad, es pues, contagiosa, como lo son la alegría, la gratitud, la generosidad, el amor y otras emociones o estados emocionales positivos. Su cultivo vencerá el desánimo y estimulará la esperanza, actitud esencial en tiempos difíciles.

Publicado en EL CORREO, Emociones, Enrique Pallarés, Enrique Pallarés Molíns, Esperanza, Universidad de Deusto | Etiquetado , , | 3 comentarios