Trastorno límite de la personalidad y capacidad intelectual límite

Pregunta: A una hermana mía le han diagnosticado –no sé si un psiquiatra o un psicólogo– un trastorno de personalidad borderline o límite. Me resulta muy extraño este diagnóstico porque creo que su inteligencia es normal, incluso por encima de la media, y tengo entendido que lo de «límite» (borderline) se refiere a que está en el límite con la inteligencia normal, es decir, a baja inteligencia. ¿Se trata de un error?

Respuesta: Pienso que no se trata de un error y que podría tratarse de un diagnóstico correcto, porque, como usted dice, se refiere a personalidad borderline o, más exactamente, a un trastorno límite de la personalidad, que es la expresión más utilizada. Este diagnóstico no guarda relación con la capacidad intelectual. Tenga en cuenta que «límite» (borderline) es una denominación genérica: límite entre dos realidades, dos modos de ser, dos diagnósticos, normal y anormal, etc. Le explico brevemente ambos tipos de problemas, a pesar de que el segundo, el trastorno límite de la personalidad, requiere una aclaración mayor.

Capacidad intelectual límite

Creo que usted relaciona lo de «límite» con la capacidad intelectual límite, que se incluye en la clasificación de los trastornos mentales (DSM-IV-TR) en la sección de Otros problemas que pueden ser objeto de atención clínica. En términos de Cociente Intelectual (C.I.) se habla de capacidad intelectual límite cuando las puntuaciones van de 71 a 84 puntos. La capacidad intelectual límite no es, pues, retraso mental, cuyo diagnóstico se hace cuando el C.I. es de 70 o inferior. Tenga en cuenta, con todo, que para el diagnóstico de retraso mental, además de que hay que considerar otros criterios, sobre todo el comportamiento adaptativo, se acepta un margen de ± 5 en el límite del C.I. Por eso, el mismo DSM-IV-TR advierte que no siempre resulta fácil realizar el diagnóstico diferencial entre la capacidad intelectual límite y el retraso mental, sobre todo cuando están presentes en el mismo sujeto otros trastornos mentales, como por ejemplo, la esquizofrenia. «Para diferenciar el retraso mental leve de la capacidad intelectual límite se requiere una cuidadosa consideración de toda la información disponible». (DSM-IV-TR, p. 54). En este caso «límite» o «borderline» se refiere a un nivel de inteligencia y de adaptación que no llega propiamente al normal, pero que tampoco entra dentro del retraso mental.

Trastorno límite de la personalidad

Por el contrario, el trastorno límite (borderline) de la personalidad no tiene nada que ver con el problema de la capacidad intelectual límite. Aquí, «límite» se refiere a intermedio entre la neurosis y la psicosis. Fue el psicoanalista Adolf Stern quien, en 1938, etiquetó con el nombre de borderline a un grupo de pacientes externos que no se beneficiaban de la terapia psicoanalítica clásica y que no parecían encajar ni en la psicosis ni en la neurosis. Este estilo de comportamiento recibió el nombre de trastorno límite de la personalidad en la tercera edición de la clasificación de los trastornos mentales de la Sociedad Americana de Psiquiatría  (DSM-III, 1980). Todavía se discute entre los especialistas los criterios diagnósticos y su mismo nombre.  

Lo más característico de este trastorno es la inestabilidad generalizada, sobre todo, en estas áreas: regulación afectiva o de las emociones, control de los impulsos, imagen o visión propia y relaciones interpersonales. Por supuesto, existen influencias recíprocas de la inestabilidad en cada una estas áreas sobre las otras.  La inestabilidad afectiva se refiere a un estado de ánimo muy fluctuante, con importantes descensos o distimias, que reacciona de forma muy intensa a cualquier estímulo con una expresión muy intensa de las emociones, sobre todo de ira, ansiedad. Da la impresión, y el sujeto puede tener la misma sensación, de que vida emocional le desborda. La inestabilidad y labilidad afectiva es tan característica de este trastorno que en la Clasificación Internacional de Enfermedades (CIE-10), de la Organización Mundial de la Salud, recibe el nombre de Trastorno de inestabilidad emocional de la personalidad.

La impulsividad es también un rasgo muy importante de este trastorno, que hace que el sujeto resulte imprevisible en sus comportamientos. Con frecuencia se trata de conductas perjudiciales para sí mismo: atracones, abuso de sustancias, actividad sexual de riesgo, conducción temeraria, intentos de suicidio u otras conductas de autoagresión. Son precisamente los intentos de suicidio –muy frecuentes– el motivo por el que muchas veces acuden o son conducidos a tratamiento. Destaca también como característica de este trastorno el temor extremo a ser abandonados, incluso sin existir indicios relevantes que lo justifiquen. Este temor les lleva en ocasiones a reaccionar con ira totalmente desproporcionada, o de forma más extrema todavía, como son las automutilaciones o las conductas suicidas.

También suelen presentar las personas con este trastorno una alteración grave de la propia identidad. Es decir, una inestabilidad muy acentuada al percibirse y valorarse, que se concreta en pensamientos contradictorios sobre sí mismo y sobre los demás. Así, puede cambiar de forma brusca planes importantes de su vida, como abandonar los estudios, la profesión o una amistad. Con frecuencia llegan a experimentar acentuados sentimientos de estar vacíos, lo que les lleva al aburrimiento y también a la desesperación. Finalmente, su estilo de pensamiento está caracterizado por la dicotomía y extremosidad; es decir, sin utilizar grados intermedios al juzgar a los demás o al juzgarse a sí mismo: o totalmente positivo, o totalmente negativo; todo o nada y de un extremo al otro. Puede pasar con facilidad de la admiración más intensa por una persona a considerarla cruel y despreciable.

La frecuencia o prevalencia de este trastorno parece importante, incluso se ha indicado que afecta al 2% de la población general, aunque este porcentaje tal vez sea resultado de una sobreestimación. Es más frecuente en mujeres que en los hombres, con una proporción de 3:1, o de 4:1, que también podría ser una sobreestimación. Suele ser al comienzo de la edad adulta cuando este trastorno se manifiesta con mayor intensidad, para luego suavizarse algunas de sus manifestaciones. Con todo, el pronóstico varía según la precocidad en la manifestación de los síntomas, la intensidad, presencia de otros y la conciencia o no del sujeto de tener este trastorno. El tratamiento, farmacológico y terapia psicológica, constituye un reto importante para los profesionales de la salud mental, pero con frecuencia tienen buen resultado, al menos parcial.

Me he limitado a indicarle, muy por encima, algunas características que pueden estar presentes en el trastorno límite de la personalidad. Resultaría interesante desarrollarlas más, así como tratar otros aspectos (por ejemplo, el origen o causas) que aquí ni siquiera se enumeran.

Esta entrada fue publicada en Trastornos mentales y etiquetada , , . Guarda el enlace permanente.

10 respuestas a Trastorno límite de la personalidad y capacidad intelectual límite

  1. Ana dijo:

    Creo que he leído casi todo lo que he encontrado sobre bordelines. Tengo 62 años 2 hijos biologicos de 38 y36, pero mi ojito derecho es mi hijita india; la trajimos con 21 meses, pesaba 8 Kg.: desnutrición y deshidratación severas,…luego retraso ponderal, retraso en el lenguaje…,bueno,de todo. La describes
    perfectamente. La lleva un psiquiatra que es un genio y no solo la pastillea, habla mucho con ella; también un psicologo para enseñarle a estudiar pues además tiene deficit de atención. Su padre y yo nos divorciamos este verano y …leer justamente lo que creo en palabras sencillas me vá muy bien. Mi hijita tiene ahora 13 años. Gracias.. ammb_87@hotmail.es

  2. susana dijo:

    Hola a mi me diagnosticaron este trastorno tras un maltrato en mi matrimonio y desde entonces mi vida cambio comenzaron los intentos de suicidio las autolesiones los continuos ingresos y lo mas duro no encontrar quien te comprenda ni buenos profesionales han pasado casi 10 años y cada dia es un sufrimiento si estoy viva es porque tengo una niña de 5 años porque yo no puedo ya mas y no encuentro salida busco juro que busco y rebusco en mil sitios pero no encuentro un modo de salir de esto necesito ayuda y no se donde encontrarla en mi comunidad Asturias no hay ninguna asociación de boderline ni nada .Por favor si alguien pudiera tan solo ayudarme .Gracias

    • Existen asociaciones de afectados con el trastorno límite de la personalidad en algunas comunicades autónomas y alguna también a nivel nacional. Espero y son mis mejores deseos que encuentre alguna solución o paliativo.

  3. JOSETLP dijo:

    No tiene absolutamente nada que ver, como bien se explica en el artículo. Yo he sido diagnosticado con TLP, enfermedad de veras incapacitante cuando se presenta un brote de la misma, y mi cociente intelectual es de 142, bastante superior a la media. Ello aún me hace más infeliz, si cabe.

  4. José Andrés dijo:

    Una cosa es el boderline o trastorno limite de la personalidad: trastorno de la personalidad como principales rasgos: inestabilidad, impulsividad, sentimientos de vacío, problemas en la relaciones con los demás entre otros y que además todos podemos tener un poco de ello y otra cosa es la personalidad limite de CI o intelecto, que estar por debajo de la inteligencia normal sin llegar al retraso mental. Deberían de tener mucho cuidado en los nombres que se les adjudican a estos dos trastornos tan diferentes; que podría producir confusión, sugestión, preocupación, error; dañando así a la persona en conceptos totalmente distintos y tienen el mismo nombre. Quiero pensar que se trata de un mal manejo de los “títulos de los nombres asignados a dichas anomalidades” y no una mala intención para alarmar, sacando provecho con fines de lucro.

  5. José Andrés dijo:

    Conceptos totalmente distintos entre sí y que le han puesto el mismo nombre equivocadamente, siendo dos tipos de características totalmente distinta entre sí ..Bastante irresponsables; prefiero pensar que es ignorancia a mala intención…Boderline o personalidad limítrofe nada que ver con personalidad limítrofe del CI o o fronterizo. Bueno; sería bueno una aclaración del autor de esta página; porque se está desacreditando de manera evidente y perjudicando a él mismo(es un consejo) como a los que poseen cualquiera de estos dos problemas. además de los que se quieren informar. Repito ojala se aclare este problema de supuesta homonimia, aclarando los términos y sus conceptos que corresponden a cada uno. Por el bien de todos!!

  6. vane dijo:

    Buenas, tengo a mi pareja que podria padecer este problema. Su hijo es por lo que dice su madre biologica …Borderline. Se hereda? Su padre no esta diagnosticado. Pero…su comportamiento es tal y como se describe en este blog. Como podria ayudar. Pq sino…me separare de el. Pq ya no puedo mas. Y no quiero perder la poca cordura que me queda.
    I

    • El trastorno límite de la personalidad es bastante complejo y variado en cuanto a sus manifestaciones y evolución. En consecuencia, resulta difícil dar una pauta u orientación para actuar. Requiere una atención profesional. Por un lado, habría que estudiar el problema de su pareja y, por otro, las posibilidades reales de que resulte posible la convivencia. Caso de no resultarle fácil acceder a un profesional, tenga en cuenta también las opiniones de las personas cercanas a usted, que les conozcan a los dos. Respecto a lo que dice si se hereda, le diré que, como la mayoría de las conductas humanas, tiene un componente hereditario, pero, además, es muy importante la influencia del ambiente en el que uno vive desde niño. Siento no poder darle una orientación más concreta, pero no me resulta posible sin conocer directamente el problema.

  7. JAIRO RODRIGUEZ dijo:

    soy abogado tengo un paciente que le han diagnosticado trastorno de adaptación, trastorno limite de la inteligencia y secuela de neurosis depresiva y lo declaran no apto como policía y por ese motivo lo van a retirar de la institución policial, ha intentado dos veces suicidarse, yo tengo que ayudar jurídicamente, pero tengo que soportarme en criterios médicos si el señor puede permanecer en la institución policial con algún tratamiento.

  8. Soyborderline dijo:

    Yo soy TLP (borderline) y la verdad, lo q menos me importa es que piensen q soy menos inteligente. Lo q me gusta de este artículo es lo bien que explica nuestro trastorno… Yo nunca se como explicarle a mi gente lo que es, sólo les digo que vivo con explosiones de sentimientos. Cuando siento algo es al 1000 por cien!! Cuando el sentimiento en cuestión es bueno (alegría, amor…) me lo paso pipa!! Es explosión de felicidad. Pero ahora vete a los menos buenos… (Tristeza, irá, odio…) también al 1000 por cien!!! Es insoportable!!! Necesitas q se vayan, porque sabes q no es real, pero lo sientes!!!
    Ante esto, me dicen que lo bueno sería tratamiento farmacológico y psicológico y q es para siempre, pero que tratado es más llevadero.
    Farmacológico. El psiquiatra le dices estoy flojo y te chuta más pirulas!! Y ya le contarás q tal… (A veces me da tantas q abrazo a los desconocidos por la calle del grado de felicidad en el q vivo…)
    Psicológico. Jajajajajajaja. Una vez cada tres meses!! En tres meses yo subo y bajo en mi montaña rusa como un millón de veces!! Cuál le cuento en esa media hora q me da la seguridad social???
    Alguien tiene ni la más puta idea de lo que es vivir con este bicho dentro??
    Pues eso, que si alguien sabe como ayudarnos, que me lo diga, aunque se crea que mi cociente intelectual es bajo… Eso ni me inmuta…

Los comentarios están cerrados.