Analfabetismo emocional: la alexitimia

El término alexitimia –propuesto por Peter E. Sifneos en 1967 y desarrollado posteriormente por Nemiah y Sifneos en 1970– se aplica a la incapacidad o gran dificultad para reconocer, recordar y describir los propios sentimientos: una especie de “analfabetismo emocional”. Sifneos aplicaba este término a las personas que definen sus emociones únicamente en términos de sensaciones corporales o de reacciones conductuales, en lugar de comunicar normalmente su experiencia interna o sentimientos [177b]. Suelen tener escasa imaginación e intuición y, sobre todo, muy poca o nula empatía. En la psicoterapia y en el consejo psicológico relatan con todo detalle acciones y reacciones escasamente relevantes y ordenadas de forma cronológica y monótona. Con frecuencia se trata de personas muy pragmáticas y operativas, que se tratan a sí mismos como máquinas o robots, aunque pueden dar impresión de un grado alto de normalidad y adaptación a la realidad [177b]. Existe, pues, una reducción del funcionamiento afectivo, a la vez que presentan una fantasía muy limitado [174].

La alexitimia es mucho más frecuente en personas con trastornos psicosomáticos, adicciones o trastorno por estrés postraumático. Se ha relacionado su origen con familias restrictivas, que no ha permitido la libre expresión de las emociones. El algunos casos, sin embargo, el factor causal o que contribuye al desarrollo de la alexitimia, es una defectuosa comunicación entre los hemisferios cerebrales. o inhibición de la actividad del cuerpo calloso.

A pesar de algunas semejanzas, no son equivalentes alexitimia y Aislamiento del afecto [109]. La alexitimia se manifiesta de forma general y estable, mientras que el Aislamiento del afecto se refiere a algunas experiencias afectivas conflictivas, pero no a todas las experiencias afectivas. De hecho, se ha subrayado que, desde el principio, se consideró la alexitimia más como un déficit que como un proceso motivado de tipo defensivo [144].

 Los párrafos anteriores están tomados del capítulo 10, dedicado al mecanismo de defensa de Aislamiento afectivo (páginas 101-106), de mi libro sobre los mecanismos de defensa. Pallarés Molíns, Enrique. Los mecanismos de defensa. Cómo nos engañamos para sentirnos mejor. Bilbao: Ediciones Mensajero, 2008.

Esta entrada fue publicada en Mecanismos de defensa y etiquetada , . Guarda el enlace permanente.

Una respuesta a Analfabetismo emocional: la alexitimia

  1. Josemari Keynes dijo:

    El libro base del que se extrae en post es magnifico al tiempo que sencillo y didáctico.
    Pero siempre me ha preocupado ver en los mecanismos de defensa el vehículo por el que el ego vende a su padre y a su madre con tal de sobrevivir. Esa supervivencia sería de naturaleza psicótica. El sufrimiento legítimo y tragarse el sapo nuestro de cada día que nos manda el destino es el único paliativo de la sicosis permanente que significa negar la realidad.

Los comentarios están cerrados.