«Si hubiera…». El pensamiento contrafactual

Se ha relacionado el mecanismo de defensa de Anulación con el pensamiento contrafactual [16]. Deshacer de forma completa o anular algo hecho en el pasado resulta con frecuencia imposible e, intentarlo, podría ser síntoma patológico. «Lo hecho hecho está». «Es mejor no mirar atrás». Un modo atenuado de intentar deshacer el pasado es el pensamiento contrafactual, es decir, especular imaginativamente sobre lo ocurrido, concretamente, pensar o generar hipótesis sobre de qué otras maneras podrían haber ocurrido las cosas si se hubiera actuado de diferente manera [190]. Es, pues, imaginar o construir alternativas a los hechos y a los acontecimientos. Para ello se cambian los hechos y circunstancias antecedentes que han conducido a la situación actual. Por ejemplo: «Si en lugar de venir en el tren hubiéramos venidos en el autobús, no habríamos llegado con retraso».

Esta tendencia a imaginar o pensar otras posibilidades es muy fuerte en el ser humano, surge de forma irresistible y con frecuencia ocurre automáticamente, sobre todo después de algún resultado o acontecimiento negativo o mejorable  [34]. El conseguir el primer premio no suele generar alternativas de cómo no lo hubiera conseguido, al contrario de cuando algo sale mal o sólo se consigue un accésit. Tiene lugar el pensamiento contrafactual en diferentes tipos de actividad cognitiva, tanto en las ensoñaciones diurnas como en el pensamiento deductivo y también en el cálculo de probabilidades [34].

Dado que ocurre tan frecuentemente, cabe suponer que tendrá alguna o algunas funciones importantes. Se ha destacado la capacidad de amplificar las emociones –culpa, vergüenza, lamentar, satisfacción, alivio– al comparar lo que ha ocurrido con lo que podría haber ocurrido [34]. Cuanto más fácil surgen las alterativas a un resultado, más intensas son las reacciones emocionales [12]. Concretamente, los que consiguieron la medalla de bronce mostraban expresiones faciales de mayor satisfacción que los que consiguieron medallas de plata, seguramente porque estos últimos sintieron que estuvieron más cerca de la de oro y generaron más alternativas sobre el resultado.

Tomado del capítulo 12 (Anulación retroactiva. Deshacer lo que se ha hecho mal) del libro Los mecanismos de defensa. Cómo nos engañamos para sentirnos mejor, de Enrique Pallarés Molíns. Bilbao: Ediciones Mensajero, 2008. Páginas 118.

Esta entrada fue publicada en Mecanismos de defensa, Psicología y etiquetada , . Guarda el enlace permanente.

Una respuesta a «Si hubiera…». El pensamiento contrafactual

  1. Josemari Keynes dijo:

    Be contet with your lot.(Esopo)

Los comentarios están cerrados.