Las pesadillas: sueños de ansiedad

Las pesadillas o sueños de ansiedad son sueños de conte­nido amenazador para la vida o autoestima del sujeto y que suelen provocar el despertar. En los trastornos del sueño, se habla de trastorno de pesadillas cuando las pesadillas son fre­cuentes.

Hay que distinguir las pesadillas de los terrores nocturnos. Además de pesadillas y terrores no ocurren el mismo estadio o fase del sueño, en las pesadillas el sujeto se despierta o se le despierta con facilidad y recuerda el sueño o pesadilla que ha tenido. Los terrores nocturnos, más frecuentes en los niños y adolescentes, consisten en un conjunto de manifestaciones de activación fisiológica –aumento ritmo del corazón, sudo­ración, respiración con jadeo, etc.– durante las cuales resulta difícil despertar al sujeto, y si se despierta no recuerda ningún sueño. Tampoco al día siguiente recuerda esa experiencia de intenso terror experimentada por la noche.

Aunque a veces cesan las pesadillas con el tratamiento del trastorno que subyace a ellas, como el trastorno de estrés postraumático, otras veces es necesario tratarlas de forma es­pecial, sobre todo cuando son recurrentes. Una de las estra­tegias psicológicas propuestas empieza por revivir y escribir la pesadilla al día siguiente con todos los detalles que pueda recordar. Después, se modifica el final de la historia, de forma que el relato no resulte negativo ni generador de miedo, tam­bién con todo tipo de detalles, como un nuevo sueño con final feliz o neutro. Se modifican también las imágenes terroríficas por transformación, es decir, modificándolas de forma que sean menos temibles o, incluso, que resulten graciosas. Esta versión modificada se aprende y repite va­rias veces durante el día, sobre todo en un rato de relajación y poco antes de dormir. Estos ensayos o repeticiones hay que realizarlos como si fueran una ensoñación diurna, o como si se estuviera soñando, es decir, de la forma más semejante a como ocurren durante el sueño. Si se experimentan diferentes pesa­dillas, conviene comenzar por la menos terrorífica.

(Tomado del libro: Pallarés Molíns, Enrique: Vivir con menos ansiedad. Manual práctico. 2ª edición, revisada y aumentada. Página 161. Bilbao: Ediciones Mensajero)

Esta entrada fue publicada en Ansiedad, Sueños y etiquetada . Guarda el enlace permanente.

Una respuesta a Las pesadillas: sueños de ansiedad

  1. Josemari Keynes dijo:

    Habrá que invertir la terapia que sugiere Vd. en su post, ya que la creciente pesadilla que nos asfixia proviene de la pérdida definitiva de confianza en la casta política que está acabando de romper el muñeco nacional. Así que sublimaremos la negra realidad yéndonos a dormir y soñando con orondos angelitos de tirabuzones dorados.

Los comentarios están cerrados.