Los repasos finales

Preciso que se trata de los repasos finales, porque no son los únicos repasos posibles y no conviene que sean los únicos repasos que realices. Te aconsejo repasar con frecuencia, al poco de haber estudiado un tema y de vez en cuando. Destina cada semana un espacio de tiempo para repasar lo estudiado en los días anteriores. Repasar es una de las claves o estrategias esenciales para consolidar lo que se aprende.

Lo más importante es que realices repasos activos, dinámicos. Que no te limites a un mero volver a leer cada tema de forma pasiva. Puedes seguir este orden:

1º. Autoexamen. Es lo más importante para que el repaso sea activo. Mentalmente, hazte a ti mismo una especie de examen. Sin mirar al libro ni a los apuntes. A) ¿Cuáles son las ideas o puntos principales de este tema? ¿Cuáles son los conceptos o datos más importantes? B) ¿Cómo se organizan o relacionan los conceptos o datos? C) ¿He comprendido bien el tema y las ideas? D) ¿Qué diría de cada uno estos puntos o ideas? ¿Cómo lo expresaría si me lo preguntan?

2º. Comprobación. Compara tu respuesta mental con el libro o los apuntes. Comprueba si sabes cuáles son los contenidos principales, pero también la estructura u organización de las ideas e informaciones.

3º. Lectura. Lee otra vez el tema o cuestión, de forma más o menos rápida según la comprobación que acabas de realizar. Insiste en los puntos  que dominas menos.

Los esquemas, las fichas y el subrayado pueden ser una buena ayuda para los repasos. Pero no te olvides de acudir, de vez en cuando, al libro, para evitar así que tu conocimiento de la materia sea excesivamente esquemático. Algunos responden a las preguntas de forma excesivamente esquemática porque se han limitado a estudiar o a preparar el examen con esquemas que, en algunos casos, ni siquiera ellos mismos han elaborado.

Programa estos repasos finales con realismo. Haz un cálculo para repasar toda la materia, a ser posible más de una vez, aunque sea con cierta rapidez. Puedes, incluso, elaborar tu plan de repasos calculando que el examen tendrá lugar un día o dos antes de la fecha real.

Al repasar, insiste en el autoexamen. Es la fase a la que conviene que le dediques más tiempo. Te puede ayudar el conocer lo que han preguntado otras veces para hacerte esas preguntas y otras semejantes.

Si quieres tener el texto de esta entrada en formato PDF, haz clic en el siguiente enlace: Repasos finales

Esta entrada fue publicada en Técnicas estudio, Uncategorized y etiquetada , . Guarda el enlace permanente.

3 respuestas a Los repasos finales

  1. Josemari Keynes (MN) dijo:

    El habito se logra con la repetición, por lo que hay que adquirir el habito de repetir

    • Matonkiki dijo:

      Sí pero no,el alumno pierde atención y motivación,saben que se lo vas a repetir,,se vuelven vagos,le recuerda a las repeticiones parentales,que ni las oyen…diálogos de las fotonovelas,captación repetitiva publicitaria comercial.
      Maestra con treinta años de experiencia,gracias a Dios jubilada.gracias.

      • Estoy totalmente de acuerdo con usted en que no resultan adecuados los repasos si se entienden como una mera repetición por parte del profesor de lo explicado con anterioridad. Aquí me refiero, como puede ver en el texto de la entrada, a los repasos que el alumno de forma privada, por su cuenta, realiza antes de los exámenes. Es una tarea que hace él. Por eso no no habla de repeticiones del profesor sino de la actividad que deber realizar el alumno.
        Las orientaciones sobre técnicas de estudio que aparecen en este blog van dirigidas principalmente a estudiantes universitarios. En la versión en PDF de esta entrada comprobará que estas y otras recomendaciones para el estudiante, que se publican en este blog, las realizo como miembro del Servicio de Orientación Universitaria de la Universidad de Deusto. La cabecera de este blog es una vista del edificio central de dicha Universidad de Deusto.

Los comentarios están cerrados.