Cultivar el jardín del amor

05 psicologia-del-amor-para-comprender-mejor-esta-fortaleza-humana

[…] También se puede comprender el amor como la historia que cada uno se cuenta a sí mismo y que cuenta a los demás. Una historia que se comienza a escribir en el momento del naci­miento, o poco después, a partir de las propias características personales innatas y de la observación e interacción con los padres y otras parejas, así como de la lectura o visión de no­velas y películas, etc. La autobiografía de una persona suele incluir una o varias historias de amor.

[…] El número de historias posibles es prácticamente infinito, pero algunos temas se repiten con mayor frecuencia, tanto en la experiencia diaria como en los estudios realizados. Robert Sternberg proponer 25 historias, de las cuales voy a resumir las que considero más interesantes. Una de ellas es la de cultivar el jardín.

Cultivar el jardín: El amor es algo que hay cuidar y mimar

El amor se vive según esta historia como una relación a la que se le debe prestar atención y que necesita un cuidado constante, de forma semejante, o más todavía, que las plantas y árboles de un jardín. Uno o los dos miembros de la pare­ja están convencidos de que, para que la relación sobreviva y crezca, requiere los cuidados que ofrece un jardinero (riego, abono, sol) y evitar que las plagas invadan el jardín. Es el tipo de historia que más papel concede al cuidado y a la atención de la relación en sí misma.

Normalmente los dos miembros de la pareja se ven y actúan, a la vez, como jardinero, que ofrece cuidados, y como planta que los recibe. La historia del jardín en una relación resulta muy positiva, por cuanto reconoce la importancia que tiene para la relación el cuidarla y el mimarla. Un peligro potencial o riesgo de este tipo de esta historia es que se agobie a la otra persona y que se la pueda abrumar con excesivos cuidados y atenciones; según la misma imagen del jardín, que se llegue a regar la planta en exceso.

[Tomado de: Enrique Pallarés Molíns: Psicología del amor. Para conocer mejor esta fortaleza humana. Bilbao. Mensajero. De las páginas 70, 72 y 73].

Esta entrada fue publicada en Amor, Bienestar psicológico, Bienestar subjetivo, Blog, Emociones, Enrique Pallarés, Enrique Pallarés Molíns, Familia, Universidad de Deusto y etiquetada , , . Guarda el enlace permanente.

3 respuestas a Cultivar el jardín del amor

  1. Florencia Saez dijo:

    ¡Interesante!

  2. Inés Gil Redondo dijo:

    Precioso comentario sobre el.cultivo del amor ..muchas GRACIAS.

Los comentarios están cerrados.